Alzira

Alzira es la capital de la Ribera Alta del Jucar. Con un clima típicamente mediterráneo, suave y templado, permite a los habitantes de Alzira disfrutar de la celebración de numerosas fiestas.Diversos yacimientos paleolíticos, neolíticos, de la edad de bronce y de la época romana atestiguan la antigüedad de Alzira. En la actualidad podemos contemplar junto al Júcar unos 255 metros de lienzos murados y grandes torres del que fuera recinto islámico, restaurados en 1973. A pesar de las riadas, en la villa aún pueden verse fachadas rurales típicas, y muestras de un historicismo modernista ligado a la burguesía terrateniente, tal como ocurre en el edificio del Círculo Alzireño. Frente a él, las Escuelas Pías, que acogen hoy la Casa de la Cultura, de bella fachada, patio porticado y escalinata. En el Ayuntamiento, que muestra elementos góticos, renacentistas y barrocos, se custodia el «Aureum Opus», códice miniado del s. XV.

Y en cuanto al patrimonio eclesiástico, mencionar la iglesia de Santa Catalina, que reúne elementos góticos, renacentistas y barrocos. Y los templos de la Encarnación y de San Juan o Santos Patronos, en las afueras de la localidad. Alzira es una localidad eminentemente festiva. Al comenzar el año celebra Sant Antoni del «Porquet». En marzo, las fallas que más monumentos planta en las calles después de la capital de provincia. La Semana Santa está declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional. Con jornadas campestres en las que se come la típica “mona” se conmemora La Pascua. El tercer domingo de mayo tiene lugar la ofrenda de flores y frutos a la patrona de la ciudad, la Virgen del Lluch. Y en junio se celebra una popular romería en las ruinas del monasterio de la Murta.El Museo Municipal expone un variado y valioso patrimonio cultural de la ciudad y comarca.

Simat de la Valldigna

Simat de la Valldigna está situado en un enclave privilegiado, en un valle, a los pies de la montaña del Toro, pero a tan sólo 15 minutos de las playas (a 8 Km de Tavernes o Xeraco y a 15 Km de Cullera o Gandía), ofreciendo de este modo diferentes alternativas a los visitantes. Simat de la Valldigna es un pueblo de la comarca de la Safor, situado a unos 60 Km de Valencia. Este histórico pueblo se encuentra en el valle conocido como la Valldigna, una subcomarca natural rodeada de montañas de la sierra de Corbera, por el norte, el Mondúver, por el sur, y abierta por la zona de levante hasta el mar.La Valldigna está formada por cuatro municipios: Simat de la Valldigna, Benifairó de la Valldigna, Tavernes de la Valldigna y Barx. La Valldigna recibe su nombre en tiempos del rey Jaime II el Justo, quien al pasar por tan bellas tierras conocidas entonces como Valle de Alfandech, dijo al abad de Santes Creus: «Vall digna para un Monasterio de vuestra orden», quien a su vez repitió: «Vall digna».

Cullera:

Cullera es la ciudad del mar.

Culera está constituida mayoritariamente por una extensa  llanura, cuya principal prominencia es la Montaña de Cullera, con una cota de 225 m. Por otro lado, Cullera se encuentra regada por el curso bajo del río Júcar, de donde parte la extensa red de acequias que cubre la totalidad del término municipal con una vegetación de huerta, naranjos, arrozales, olivos, algarrobos y frutales.

El clima de Cullera es termomediterráneo seco con temperaturas anuales  suaves (superiores a los 17º C).

Cullera presenta una excelente oferta combinada de ocio y diversión:

Pasar un día en el Parque Acuático Aquópolis y disfrutar de todas las atracciones acuáticas que te harán sentir sensaciones inolvidables.

Todos los jueves de 9.00 a 13.00 podrás deambular por el mercadillo situado en el centro histórico alrededor del mercado municipal, donde encontrarás música, zapatos, ropa, cerámica y objetos diversos. En los meses de julio y agosto también los viernes de 18.30 a 21.30 h.

El tren turístico te ofrece la posibilidad de realizar dos itinerarios diferentes. Los dos recorridos se inician desde el paseo marítimo a la altura de la calle Caminás, y mientras uno te subirá hasta el maravilloso enclave del Castillo, el otro te llevará a la Cueva del Pirata Dragut, situada en la pedanía del Faro.

Otra opción interesante es asistir a la llegada de las barcas de pesca, en el puerto de Cullera, y comprar el pescado fresco en la misma lonja. De lunes a viernes a partir de las 16.00 h.

Por la noche, en verano, a la luz de la luna, tomate una copa en los chiringuitos situados en la playa amenizados con actuaciones diversas. Con música tranquila al empezar la noche para los más maduros y que más tarde se convertirá en un ambiente de discoteca para los más jovenes, que también encontrarán diversión en los diferentes pubs de la zona de San Antonio.

Los más pequeños tienen su zona de camas elásticas y parque infantil en el paseo marítimo delante de Florazar I.

Los amantes del baile también están de suerte, en un lugar idóneo como es el Parque de San Antonio, tendrán la posibilidad de practicar sus pasos favoritos, al son de una orquesta de moda, y tomar una copa en su terraza.

No olvides callejear por el barrio del pozo en las inmediaciones del Mercado. Las estrechas calles blancas de la antigua judería te transportarán a otra época.

Xativa

Xàtiva es la capital de la comarca de La Costera. Declarada Conjunto Histórico-Artístico, el cráneo Neandertal encontrado en la Cova Negra remonta sus orígenes 30.000 años a.C.Cuna del pintor José Ribera “el españoleto” y del papa Borja Alejandro VI, tiene su leyenda negra con Felipe V, quien tras vencer en la batalla de Almansa en la Guerra de Sucesión, ordenó quemar la ciudad cambiándole el nombre por el de San Felipe. Como recuerdo de la afrenta el retrato del monarca pende boca abajo en el museo local de l’Almodí.La ciudad conserva un rico patrimonio artístico, que descubrimos a nuestro paso: la colegiata renacentista; la ermita de San Félix, la más antigua de la ciudad (aseguran que fue templo de los mozárabes y que Jaime I la reconstruyó); la iglesia de Sant Pere, donde fue bautizado Alejandro VI, el Hospital Real, que conserva intacta su fachada original renacentista; los palacios del Marqués de Montortal y de Alarcó. Y las fuentes: la de San Francisco, barroca; la de la Trinidad, gótica; y la de los 25 caños, neoclásica. Destaca sobre todo, con 30 torres y cuatro puertas fortificas, su enorme castillo, fruto de la fusión de una fortaleza ibero-romana y otra árabe. Desde el castillo descienden las murallas que hasta el s. X cerraban la ciudad romana. Más tarde se añadió una segunda muralla que abarcaba lo que hoy es el centro histórico.